Experiencias: así vivió Alan Espinoza, CEO de Inca Valley, la Hackathon digiLAC del BID Medellin

Por Ana Marceillac - hace 2 años

Sección: Startups


En busca de propuestas innovadoras que den respuesta al problema de la brecha digital existente en la región, la Hackathon digiLAC convocó a programadores, diseñadores y emprendedores residentes de cualquier país en la región andina. La hackathon se realizó en Medellín, Colombia, el 12 y 13 de agosto y en ella participaron equipos de cinco países.

 

Para conocer un poco más sobre el evento, conversamos con Alan Espinoza, emprendedor peruano que participó en el evento.

 

 

Alan Espinoza afuera de las oficinas de Runta N, Medellín Colombia

 

A continuación la entrevista:

 

  

Cuéntanos un poco sobre ti y sobre tu equipo

 

Yo soy un emprendedor del rubro tecnológico. Estudié negocios internacionales y me especialicé en E-Business. Desde hace ya cinco años que estoy metido en todo lo que son negocios y marketing online, habiendo creado negocios propios, participado en diversos cursos por internet y apoyado a diferentes instituciones en temas de emprendimiento digital.

 

Es de esta manera que hace dos años fundé Inca Valley, una organización que busca el desarrollo de empresas tecnológicas en el país. Con ella, buscamos impulsar ideas innovadoras que, a su vez, tengan aportes positivos para el Perú.

 

Alan Espinoza con su equipo

 

En cuanto a mi equipo de trabajo, este ha ido variando a través del tiempo. Sin embargo, una característica de todos los miembros es tener un carácter emprendedor y soñador. Contamos con desarrolladores y personas muy creativas que tienen experiencia en el sector digital.

 

¿Todavía no encuentras al integrante perfecto para tu equipo? ¡Descubre cómo armar un equipo ideal aquí!

 

 

¿Cómo te enteraste de la Hackathon?

 

Me enteré por medio de un grupo de Facebook: Lean Startup Chile. Fue la primera vez que escuché hablar de una Hackathon fuera del país y que, además, brindaba apoyo financiero a sus participantes para el viaje. De modo que junté un equipo y mandamos una idea.

 

Como fue algo que no estaba planeado, realmente no estaba muy esperanzado. No obstante, una semana más tarde nos llegó un correo en el que decía que habíamos pasado la prueba de selección y se nos invitaba a participar del evento en Medellín.

 

 

¿Cómo fue la experiencia durante la Hackathon?

 

Fue fascinante, sobre todo porque fue la primera vez que salí del país. Me pareció sorprendente conocer un país tan cercano al nuestro desarrollado en todo aspecto.

 

Medellín es una de las ciudades más innovadoras del mundo y ello hizo mucho contraste con la situación en el Perú. Me hizo notar que, para poder competir a nivel internacional, debemos trazarnos mechas mucho más ambiciosas. Debemos empezar a replicar o que vemos en otros países.

 

En general, toda la experiencia fue increíble, pero lo que más me gustó fueron dos cosas. La primera fue la universidad en la que se realizó la Hackathon: EAFIT. Se trata de una de las mejores universidades de Medellín, allí todo es de ensueño: desde la infraestructura hasta la calidad de sus docentes. Estar ahí es algo que te motiva mucho para estudiar en este tipo de lugares.

 

La otra cosa que me encantó fueron las exposiciones durante el evento. Hubo expositores de Microsoft, Google y entidades de España y Colombia, los cuales compartieron su Know-How con nosotros.

 

 

¿Encontraste algún aspecto negativo?

 

Sí, aunque solo uno. Si bien la intención fue muy buena, aprendimos bastante y hubo muchos talleres y eventos excelentes, sentí que no fue una hackthon completa. Ello porque no hubo una amanecida de desarrollo, a la cual mi equipo y yo estamos acostumbrados.

 

Personalmente, yo he participado en más de trece hackathones y siempre han habido amanecidas de desarrollo. Cuando éstas faltan, siento que no hay tanto esfuerzo. Además, las amanecidas te sirven para saber que, efectivamente, todos los equipos están desarrollando sus proyectos desde cero.

 

Este fue el aspecto negativo que encontré, aunque no los culpo. Tengo entendido que hay que hacer muchos trámites y sacar permisos para que personas se puedan quedar de amanecida en una universidad. Además, de todos modos, los equipos se amanecieron en sus respectivos hospedajes y lograron desarrollar sus proyectos.

 

En suma, el foco de la hackthon no fue el desarrollo, sino la metodología de emprendimiento. Y esto no está mal, pero no es el 100% de una hackathon.  

 

 

¿Qué expectativas tuviste para el evento? ¿Se cumplieron?

 

En primer lugar, esperaba la asistencia de muchas más personas y de más países. La mayoría de los equipos que participaron eran peruanos. Esto, por un lado dio orgullo, pues te hace comprender del potencial de nuestro país; por el otro lado, dio cierto sentimiento de familiaridad, nos hizo sentir como en casa.

 

Asimismo, esperaba conocer nuevas personas y el entorno de innovación de otros países. Logramos ambas cosas. Tuvimos la oportunidad de visitar Ruta N y allí nos contaron como esta organización hizo que la ciudad se desarrolle. Medellín tiene muy pocos años de desarrollo y es verdaderamente sorprendente ver que lo hayan logrado tan rápido. Esto te da a entender que no hay pretextos: ellos, siendo una ciudad alejada de la capital, ya lo lograron. Creo que Medellín es una ciudad para tomar como ejemplo en todo lo que refiere a descentralización, innovación, atención al cliente y creación de marcas. En general, la experiencia superó mis expectativas.

 

¿Te animas a participar en un concurso de emprendimientos? ¡Conoce las convocatorias para emprendedores abiertas este mes aquí!

 

 

Si tuvieras que quedarte con algo de toda la experiencia, ¿qué sería?

 

Con el hecho de que existe una ciudad muy cercana a nuestro país que promueve, desarrolla, incentiva y sigue fomentando temas de innovación. Me quedo con eso y con todo el apoyo que se le dio a los equipos durante el evento.

 

 

¡Síguenos en Timov para conocer todo sobre innovación y emprendimiento en Latinoamérica!

Autor del artículo

Ana Marceillac

Ana Lucía Marceillac es practicante de comunicaciones en Timov. Actualmente estudia Comunicación y Publicidad en la UPC. Antes de Timov, Ana Lucía ha tenido experiencia en Mambo, una agencia de marketing digital. En su tiempo libre, le gusta ver películas y salir con sus amigos.

Comentarios